sábado, 2 de marzo de 2013

¿Quiénes están detrás del acaparamiento de tierras en el mundo?



Una mirada a algunas de las personas que buscan llevar a cabo o apoyan
los grandes acaparamientos de tierras agrícolas a nivel mundial.

Todos los días hay noticias sobre empresas que están comprando tierras agrícolas. Los gigantes del aceite de palma de Malasia comprando plantaciones en África Occidental. Los banqueros de Wall Street apoderándose de ranchos ganaderos en Brasil. Hombres de negocios sauditas firmando acuerdos sobre tierras en Filipinas. La última recopilación de datos sobre acaparamiento de tierras señala que, desde el año 2007, un promedio anual de 10 millones de hectáreas de tierra han sido acaparadas por compañías extranjeras.

El asunto es que un pequeño número de personas están apoderándose, cada vez más, de las tierras agrícolas del mundo y del agua asociada a ellas, dejando poco o nada a los demás. En la medida que el mundo se hunde cada vez más en una crisis alimentaria, estos nuevos terratenientes serán quienes tendrán el dominio sobre quiénes comen y quiénes no y sobre quiénes se beneficien y quiénes perezcan en el sistema alimentario.

El acaparamiento mundial de tierras de cultivo está ocurriendo sólo porque existen personas dedicadas a ello. El número de acaparadores de tierras es pequeño, en contraste con el gran número de personas desplazadas como consecuencia de su accionar. En su mayoría son hombres, casi todos con experiencia en empresas de agro negocios o bancos. Algunos de ellos se ubican en altos niveles de gobiernos y agencias intergubernamentales y, a veces, en los más altos niveles. Operan desde los grandes centros financieros del mundo y frecuentemente se encuentran en reuniones de inversionistas en tierras de cultivo, ya sea en Singapur, Zanzíbar o la ciudad de Nueva York.

Pensamos que levantar un poco el velo del secreto sobre quiénes son estas personas, podría aportar al debate sobre acaparamiento de tierras. Por eso, hemos organizado una presentación de diapositivas que informa sobre algunos de aquellos que han estado realizando o apoyando el acaparamiento de tierras de cultivo.

Se trata de un grupo emblemático de acaparadores de tierras, no de una nómina exhaustiva. Saber quiénes están involucrados puede también ayudarnos a presionar a los acaparadores de tierras para que se detengan. A continuación, les ofrecemos los perfiles de algunas de las personas que están efectuando o financiando grandes acaparamientos de tierras agrícolas alrededor del mundo.










Jean-Claude Gandur (Suiza),
Propietario de Addax Bioenergy


"No me siento culpable de estar haciendo nada inmoral"

En abril del 2012, los agricultores de Sierra Leona se reunieron en una asamblea de comunidades afectadas por las grandes inversiones extranjeras en tierras. Muchos participantes apuntaron al proyecto de 10.000 hectáreas de caña azucarera operado por Addax Bioenergy, una empresa de etanol propiedad del multimillonario suizo Jean-Claude Gandur.
“Hemos sido expulsados de nuestras tierras sin compensación”, señaló Zainab Sesay, una mujer campesina del área del proyecto. “Ahora no tengo tierra. El hambre está matando gente. Debemos comprar arroz para sobrevivir porque ahora no lo producimos.” indicó Zainab Kamara, otra campesina desplazada por el proyecto Addax.
En su oficina central en Ginebra, rodeado de su impresionante colección de arte y antigüedades, Gandur cuenta una historia diferente explicando a los reporteros que este proyecto cumple con los estándares sociales y ambientales definidos por el Banco de Desarrollo Africano, la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial y la Unión Europea. En efecto, más de la mitad de los costos del proyecto de la compañía están cubiertos por bancos para el desarrollo. “Es por eso que no me siento culpable de hacer nada inmoral,” explica Gandur.
Gandur construyó su fortuna, estimada en 2.000 millones de dólares, comerciando materias primas y comprando concesiones de petróleo en Nigeria y otros países africanos. En el año 2009, vendió su participación en el negocio petrolero y volcó su atención hacia las tierras agrícolas en el continente. El combustible es aún su centro de interés, pero ahora es el etanol y no el petróleo.
Para su primer gran proyecto, Gandur eligió Sierra Leona, un país devastado por la guerra y donde la desnutrición afecta a un tercio de la población. Este es un lugar controversial para cultivar caña de azúcar para la producción de etanol de exportación. La compañía no sólo ha tomado posesión de 10.000 hectáreas de tierra y bosque “fértil y con buen riego” desplazando la producción de alimentos, sino que también les ha quitado el acceso al agua a los agricultores río abajo. La plantación de caña de la compañía utilizará el 26% del caudal del río más grande de Sierra Leona durante los meses secos, de febrero a abril.
Gandur ha dicho que su proyecto de etanol, que estará en plena operación en el año 2013, es “una buena forma de retomar la agricultura en África”. ¿Pero, bueno para quién?
El grupo suizo Brot für Alle (Pan para Todos), que realizó un análisis financiero básico de la empresa, llegó a la conclusión que Addax llevaría a casa un retorno anual de 53 millones de dólares, cerca de un 98% del valor agregado por el proyecto. Los más de 2.000 trabajadores mal pagados de la empresa sólo recibirán el 2% del valor, en tanto que los dueños de la tierra que han arrendado sus campos a la compañía, recibirían apenas un 0,2% del valor agregado. Brot für Alle (Pan para Todos), señala que, en total, el proyecto pagará menos de 1 dólar mensual a cada una de las personas afectadas con el proyecto.




José Minaya (EEUU),
Director General del fondo Teachers Insurance & Annuity Association – College Retirement Equities Fund (TIAA-CREF)


“Es muy riesgoso para una compañía como TIAA–CREF introducirse en estas áreas [como África] porque estamos seguros que desde el momento que realicemos la inversión, estaremos en los titulares durante un año”

Trabajo esclavo, robo de tierras indígenas, destrucción de bosques y sabanas, son algunos de los sellos distintivos de la industria brasileña de caña de azúcar.

Actualmente, gracias a la afluencia de dinero en efectivo desde el extranjero, la industria ha prosperado como nunca antes. Durante los últimos diez años, el área dedicada a la caña de azúcar en Brasil casi se ha duplicado, pasando de 4,8 a 8,1 millones de hectáreas, el equivalente a 1.000 hectáreas de tierra convertidas en plantaciones de caña diariamente. La mayor parte de esta expansión está teniendo lugar en una sabana biodiversa, que es el hogar de alrededor de 160.000 especies de plantas y animales, muchas de ellas en peligro de extinción.

Los trabajadores brasileños también están pagando los costos: la industria de la caña es una de las más peligrosas, explotadoras y mal pagadas en las cuales trabajar. Y, en la medida que la caña de azúcar se expande, la tierra pasa de la producción de alimentos a las manos de los barones brasileños del azúcar, en un país donde el 3% de la población ya concentra en sus manos casi dos tercios de la tierra arable.

Los maestros y profesores en los Estados Unidos quizás no lo sepan, pero sus ahorros para la jubilación están siendo usados para lucrarse de la expansión de las plantaciones de caña de azúcar en Brasil. Bajo la conducción del actual Director General, José Minaya, TIAA–CREF, con sede en Nueva York y la administradora de fondo de pensiones para maestros y profesores más grande de Estados Unidos, ha canalizado cientos de millones de dólares a un fondo que adquiere tierras de cultivo brasileñas y las convierte en plantaciones de caña de azúcar.

El fondo se llama Radar Propiedades Agrícolas. Fue creado por el productor de caña de azúcar más grande del Brasil, Cosan, para identificar propiedades en Brasil que pudieran adquirirse a precios bajos, convertirlas principalmente en plantaciones de caña de azúcar y, en pocos años, venderlas con beneficios. Cosan, que es dueña del 19% del fondo, administra las inversiones del fondo y mantiene la primera opción para adquirir tierras antes que Radar las ponga en el mercado. El otro 81% del fondo es de propiedad de TIAA–CREF a través de su holding brasileño, Mansilla. A fines del año 2010, Radar gastó 440 millones de dólares para adquirir más de 180 propiedades agrícolas en Brasil, lo que suma 84.000 hectáreas, y tiene planes para gastar otros 800 millones de dólares para adquirir, en el futuro cercano, 60 propiedades agrícolas más, totalizando 340.000 hectáreas.

El portafolio de tierras agrícolas de TIAA–CREF se extiende mucho más allá de Brasil. Desde el 2007, la compañía ha gastado 2.500 millones de dólares en propiedades agrícolas en todo el mundo convirtiendo cientos de miles de hectáreas en Australia, Polonia, Rumanía y Estados Unidos en fincas industriales a través de su subsidiaria, el Westchester Group.

El lema de TIAA–CREF, sin embargo, es “Servicios Financieros para el Bien Común” y, en el 2011, se unió a siete inversionistas institucionales europeos para lanzar los Principios de las Tierras de Cultivo, un conjunto de cinco principios que compromete a los firmantes a no involucrarse en acuerdos sobre tierras de cultivo que dañen el medio ambiente o violen los derechos laborales o humanos, o los derechos sobre tierras o recursos. La experiencia sugiere que TIAA-CREF puede ser presionada para desvincularse del acaparamiento mundial de tierras agrícolas. Recientemente ha retirado inversiones en empresas que operan en Darfur y, actualmente, es el objetivo de una campaña nacional para lograr su desvinculación de empresas que se benefician de la ocupación israelí de tierras palestinas.




Sai Ramakrishna Karuturi (India), 
Gerente General y fundador de Karuturi Global Ltd

“Lo que Karaturi está haciendo es lo que África
necesita,desea y merece”

Cuando se habla de acaparamiento de tierras en África, un nombre que se repite a menudo es “Karuturi”. Sai Ramakrishna Karuturi, el “Rey de las Rosas” de la India, hizo su fortuna cultivando rosas en África Oriental para los mercados europeos. Actualmente está invirtiendo esos beneficios en su próximo gran proyecto en África: la producción de alimentos.

Karuturi tiene grandes ambiciones. Quiere establecer operaciones agrícolas en más de 1 millón de hectáreas, principalmente en el sur de África, para producir maíz, arroz, caña de azúcar y palma aceitera. “En 5 a 10 años más, me gustaría ser visto y comparado con colegas como Cargill o ADM o los Bunges del mundo” ha dicho. Hasta hora, ha tomado control de 311.700 hectáreas en Etiopía y está negociando otras 370.000 en Tanzania. Además, planea un proyecto agrícola en la República del Congo y explotaciones frutales y hortícolas en Sudán, Mozambique y Gana.

Karuturi llama a las tierras de cultivo africanas “oro verde”. Es fácil ver por qué. Para cada hectárea que dedica a la producción de arroz en su propiedad agrícola de Gambela, Etiopía, está proyectando un beneficio anual de 650 dólares. Anualmente, su empresa pagará por la tierra, el trabajo y el agua que se utiliza, sólo 46 dólares por hectárea.

Sin embargo, las habilidades de Karuturi como agricultor son cuestionables. Su primera cosecha de maíz en Gambela fue destruida por una inundación que anegó su sistema de riego causando daños por un valor de 15 millones de dólares y requiriendo otros 15 millones adicionales para reforzarlo. Sin poder poner todas las tierras en producción a tiempo, intentó subarrendar parcelas a agricultores de la India sobre la base de reparto de los ingresos, lo que provocó problemas con el gobierno etíope. Cuando varios cientos de trabajadores indios llegaron al aeropuerto de Adís Abeba, a fines de 2011, identificándose como operadores de maquinaria para la explotación agrícola de Karuturi, el gobierno de Etiopía los devolvió.

Las operaciones de Karuturi están muy involucradas en conflictos de tierras, especialmente en Gambela. Según un informe del Human Rights Watch del año 2012, el gobierno etíope relocalizó por la fuerza a 70.000 personas oroginarias de Gambela occidental en nuevos villorrios que carecen de alimento adecuado, tierras de cultivo, cuidados de salud o infraestructura educacional, con el fin de facilitar los proyectos agrícolas de gran escala de inversionistas extranjeros, incluido Karuturi.

El informe señala que cultivos pertenecientes a comunidades locales Anuak fueron arrancados sin consentimiento para facilitar las operaciones de Karuturi y que a los residentes de Ilea, un pueblo de más de 1.000 habitantes en el área concesionada a Karuturi, el gobierno etíope les comunicó que serían trasladados durante 2012 como parte de su “programa de villorrios”. Karuturi, sin embargo, niega cualquier conexión entre las actividades de su compañía y el programa de villorrios y señala que el informe es una “basura” y “una visión occidental totalmente prejuiciada”. Incluso niega que exista el programa de villorrios.




Calvin Burgess (EEUU), 
Gerente General de Dominion Farms

“Me desagrada que la gente diga, ‘Oh, tienes que preservar la cultura local.’ Si uno preserva la cultura local la gente morirá de hambre y no habrá ninguna cultura que preservar.”

Calvin Burgess llegó a Estados Unidos desde Canadá en el año 1976 e inmediatamente entró en el negocio de la construcción. Rápidamente se hizo de un pequeño imperio participando en todo tipo de proyectos, desde inmuebles hasta prisiones, desde fábricas mexicanas de calcetines hasta explotaciones porcinas.


Al acercarse a los 60 años de edad, Burgess sintió que era tiempo de hacer algo “importante” en vez de sólo “vivir una buena vida y morir como un tipo rico”. De manera que, inspirado en las historias de una mujer de su iglesia que había vivido un tiempo en Kenia, decidió ir allí y ver cómo podía lograr algún impacto. Según Burgess, “Dios tiene planes para cada persona y yo pensé que quizás esto era parte de su plan para mí”.
Burgess se instaló en el occidente de Kenia, en un lugar llamado Yala Swamp. Su idea: establecer la finca arrocera más grande de África – Dominion Farms – en 7.000 hectáreas que adquirió bajo un contrato de arriendo por 25 años, renovables. Pero hay un inconveniente: miles de personas viven, cultivan y crían ganado en la misma tierra y dependen de la misma fuente de agua que esta explotación.
Dominion Farms ocupa el 40% de Yala Swamp, sin embargo, el embalse que la compañía construyó para regar sus campos de arroz inundó una superficie mucho mayor e hizo prácticamente imposible la crianza de ganado a las comunidades locales. Los residentes en el área señalan, además, que el proyecto de Burgess impide su acceso al agua potable y, a causa de la fumigación aérea frecuente con fertilizantes y pesticidas, ellos y sus animales se están enfermado.
De manera que los habitantes del área han visto pocos beneficios: unos pocos cientos de trabajos mal pagados y unos paquetes de compensación de aproximadamente 60 dólares por hogar para aquellos que se van del área. No es de extrañar, entonces, que la gente esté molesta y exija que Burgess y su empresa empaquen sus cosas y se vayan. En agosto de 2011, Burgess presentó una denuncia a la policía alegando que los manifestantes habían efectuado amenazas contra su vida. “Cuando uno trata de ayudar a esta gente, todo lo que hacen es quejarse”, señala Burgess.
Impertérrito con la oposición en Kenia, Burgess se está expandiendo a Nigeria, donde ha adquirido 30.000 hectáreas en el Estado de Taraba, con el apoyo del ex Presidente Olusegun Obasanjo. En el año 2009, Burgess anuncio que también tenía inversionistas interesados en replicar su modelo de explotación agrícola de Kenia en 17.000 hectáreas ubicadas en Liberia.




C “Siva” Sivasankaran (India), 
Gerente General, Siva Group

“Dios dejó de fabricar tierra. La tierra disponible escasea.”
V Srinivasan, mano derecha de Sivasankaran y Gerente General de Siva Ventures.

C. Sivasankaran es uno de los hombres más ricos de la India, con un patrimonio neto de más de 4.000 millones de dólares.

Hizo la mayor parte de su fortuna siendo pionero en las ventas a precios rebajados de computadores personales, redes de telefonía móvil y servicios de internet de banda ancha en India.

Sivasankaran mantiene un bajo perfil público y rara vez da entrevistas públicas. Se dice que tiene “un enfoque de big bang a la vida” y se le conoce por viajar por el mundo usando su gran flota de aviones y yates privados, alojándose en las suites presidenciales más caras.

Últimamente, Sivasankaran ha desarrollado un interés por las tierras agrícolas. Empezó adquiriendo importantes participaciones en varias empresas hindúes que han estado adquiriendo tierras de cultivo en el extranjero: un 12% de participación en Ruchi Soya, que tiene un contrato de arriendo de largo plazo, por 50.000 hectáreas, en Etiopía; un 10% de participación en KS Oils, que posee 56.000 hectáreas para producir aceite de palma en Indonesia; y 3% de participación en Karuturi Global, que tiene una concesión de 30.000 hectáreas de tierra en Etiopía.

El aceite de palma parece ser el producto favorito de Sivasankaran. En el año 2010, compró una participación minoritaria en Feronia, una compañía canadiense que adquirió 100.000 hectáreas para la producción de aceite de palma y soya en la República Democrática del Congo y luego, estableció una empresa conjunta con la London’s Equatorial Palm Oil, tomando control del 50% de las 170.000 hectáreas de la compañía en Liberia.

Actualmente, Sivasankaran está ingresando más directamente en el sector. Creó la Biopalm Energy, una filial de su empresa con sede en Singapur, Siva Group, y rápidamente se hizo de 200.000 hectáreas en Camerún y 80.000 hectáreas en Sierra Leona para producir aceite de palma y exportarlo a la India, donde será refinado y vendido.

“Soy una usuaria de la tierra comunitaria, vivo de la agricultura”, señala una mujer del distrito Pujehun de Sierra Leona, donde Siva se ha apoderado tierras. “Pero ahora, los inversionistas, esa empresa Biopalm [del Grupo SIVA] ha llegado y el Jefe Supremo les ha entregado toda la tierra, incluso la tierra que uso para cultivar, para recolectar leña, para las hierbas medicinales, para todo. Ahora todo se ha ido. No tengo nada.”

En resumen, Siva tiene en su poder 756.000 hectáreas de tierras agrícolas, 670.000 de ellas en África.




Neil Crowder (Reino Unido), 
Gerente General de Chayton Capital

“Nuestro objetivo es alimentar al África”

Neil Crowder, quien se describe a sí mismo como “un ciudadano norteamericano bien educado quien, hace cuatro años atrás, no era capaz de localizar Zambia en un mapa”, dejó Goldman Sachs para cofundar Chayton Capital, un fondo de capital privado que ha gastado 300 millones de dólares en iniciativas agroindustriales en seis países africanos.

El proyecto piloto está en Zambia, donde arrendó 20.000 hectáreas en Mkushi, a 14 años plazo. Su intención es concentrar sus tierras en una sola operación llamada “Chobe Agrivision”, dentro de un radio de 50 Km.

Crowder dice que el legado de su empresa será “enseñar a los africanos las últimas técnicas de cultivo”, antes de retirarse con un “18% de retorno de la inversión en dinero efectivo”.

“No quiero defender el acaparamiento de tierras y por supuesto que nosotros no estamos haciéndolo”, señala Crowder. “Mi opinión es que África necesita modernizar su agricultura”.

Sin embargo, los agricultores locales dicen que aún queda por ver los beneficios de la granja de Chayton Capital o de otras granjas comerciales del área. “Hasta ahora, no nos han ayudado”, señala Brighton Marcokatebe, un agricultor de la localidad vecina de Asa.

En el evento que el descontento entre los agricultores locales se convirtiera, algún día, en demandas por las tierras bajo el control de Chayton, Crowder se ha protegido al respecto. “El Banco Mundial ha protegido nuestros activos contra riesgos políticos”, explica Crowder. “Pagamos una prima de seguro y nos protegen contra expropiaciones. Nuestro seguro contra riesgos políticos nos protege ante disturbios civiles.”




Michael Barton (Reino Unido), 
Fundador y Jefe de Finanzas de Farm Lands of Africa 
(Tierras Agrícolas de África)

“El programa de Farm Lands of Africa representa
el principal avance del gobierno democráticamente electo
de la República de Guinea con relación a sus planes prioritarios
para la autosuficiencia alimentaria.”

Michael Barton le tomó gusto a los beneficios que pueden lograse con las tierras agrícolas durante los cinco años que fue Presidente de New Hibernia Investments Ltd, una compañía creada por el corredor de propiedades inglés, Mark Keegan, para comprar propiedades agrícolas en Argentina. Cuando la empresa de Keegan vendió sus granjas con un tremendo beneficio en 2008, él y Barton dirigieron su atención hacia África.

Reclutaron a un ex alto oficial de la armada británica, el General Sir Redmond Watt y a Cherif Haidara, un lobista malí muy relacionado con los círculos internos de poder de África Occidental. Se centraron en Guinea, un país controlado por una dictadura corrupta con millones de hectáreas de tierra agrícola. Haidara, quien quedó a cargo de los fondos mineros de Guinea en octubre de 2009, ya había ayudado a la empresa británica Sovereign Mines of Guinea, con la que estaba relacionado Keegan, a obtener cinco concesiones de oro con un total de 3.600 km cuadrados en las áreas ricas en oro del país.

En esa época, Guinea estaba pasando un momento político complicado. Lansana Conté, el dictador desde 1984, había muerto en diciembre del 2008 y había sido reemplazado rápidamente por una junta militar. La Junta mantuvo el poder desde el 24 de diciembre de 2008 hasta el 21 de diciembre del 2010, con dos presidentes en el proceso. Fue durante este periodo que el equipo de Barton consiguió los acuerdos sobre tierras agrícolas.

El 16 de septiembre de 2010, con el brigadier general Sékouba Konaté en el poder, Barton, a través de una empresa de reciente creación llamada Farm Lands of Guinea (actualmente Farm Lands of Africa – FLA), firmó dos acuerdos con el Ministro de Agricultura de Guinea.

Estos acuerdos dieron a Land &Resources, la filial de FLA en Guinea y propiedad en un 10% del gobierno de Guinea, el arriendo por 99 años de más de 100.000 hectáreas de tierra agrícola. A través de un protocolo posterior, firmado el 25 de octubre de 2010, mientras Konaté aún estaba en el poder, la empresa de Barton se comprometió a censar y mapear casi 1,5 millones de hectáreas para “prepararlas para su desarrollo por terceros, bajo el régimen de arriendo por 99 años.”

FLA sostiene que, como compensación, el Ministro de Agricultura le entregó los derechos exclusivos de comercialización sobre las tierras “con una comisión de 15% pagadera al finiquitar las ventas.” En suma, los tres acuerdos dieron a FLA el control de 1.608.215 hectáreas, equivalente al 11% de la tierra agrícola de Guinea. A fines del año 2011, FLA informó que sus representantes habían estado prospectando tierras en Sierra Leona y Gambia y que habían identificado, junto con el Ministro de Agricultura de Mali, 10.000 hectáreas en la región de Office du Niger.




Meles Zenawi (Etiopía)
Difunto Primer Ministro de Etiopía
“No hay acaparamiento de tierras y no lo habrá.
Las empresas hindúes no debieran preocuparse
por los que hablan tonterías”

Meles Zenawi y el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF) gobernaron Etiopía desde que llegaron al poder en las primeras elecciones realizadas después de la guerra civil en 1955. La base de poder de Zenawi estaba en el norte y, durante su mandato, hubo tensiones con los diferentes pueblos de las regiones del sur del país, incluyendo| Oromia, Gambela y las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur. Para mantener su poder en estas provincias, Zenawi y sus ministros ejercieron un control estricto sobre las autoridades locales, nombrándolas, removiéndolas, transfiriéndolas e incluso, encarcelando al personal. Zenawi también suprimió la disidencia censurando los medios de comunicación, encarcelando periodistas, prohibiendo los partidos de oposición y las organizaciones comunitarias, manipulando las elecciones y desplegando al ejército y la policía para perseguir a los que criticaban sus políticas. Desde marzo a diciembre de 2011, Zenawi arrestó a más de 100 políticos opositores y 8 periodistas bajo el amparo de una ley antiterrorista que castiga hasta con 20 años de cárcel a aquellos que sólo publiquen una declaración que los fiscales crean que pueda fomentar indirectamente el terrorismo. Etiopía ha exiliado a más periodistas que cualquier otro país en el mundo. Según Amnistía Internacional: “En Etiopía ya no se toleran personas y publicaciones que tengan opiniones diferentes, representen partidos políticos diversos o intenten hacer comentarios independientes sobre eventos políticos.”

Es en este contexto que Zenawi transfirió enormes superficies de tierra en la mitad sur del país a inversionistas extranjeros y locales, para proyectos de agricultura a gran escala. Su gobierno destinó 4 millones de hectáreas para este programa, 1 millón más para agrocombustibles y otros 5 millones para plantaciones de caña de azúcar. A fines del año 2011, 800.000 há habían sido arrendadas a inversionistas extranjeros. Y, para preparar el terreno, Zenawi construyó represas, expulsó a comunidades por la fuerza y usó al ejército para reprimir violentamente a la oposición.

Las despiadadas acciones de Zenawi no afectaron su apoyo internacional. Fuera de la ayuda monetaria que sigue llegando desde los Estados Unidos, Reino Unido y otros donantes de países desarrollados (alrededor de US$3.000 millones anuales), Zenawi siempre trató de profundizar sus relaciones con India, Arabia Saudita, y China, los que están ansiosos por apoyar a sus empresas para que se apoderen de las tierras de cultivo y otros recursos etíopes. Zenawi murió de causas naturales el 20 de agosto de 2012, y el EPRDF no ha dado ninguna señal de apartarse de su legado de acaparamiento de tierras.




Eduardo Elsztain (Argentina), 
Presidente de Cresud

“Los activos reales son un verdadero refugio para los inversionistas…
y el oro y las tierras de cultivo son los mejores activos a ofrecer hoy
en día y nosotros lo estamos haciendo de la mejor manera que podemos.”

“Antes teníamos cultivos y vacas y frutales”, dice Sofía Gatica, de la comunidad de Ituzaingó, Argentina. “Pero ellos destruyeron todo esto y plantaron soya transgénica. Ahora, cuando fumigan la soya, también nos fumigan a nosotros.”

La hija de Sofía Gatica murió a los tres días de nacer por una falla renal causada por la exposición a los agrotóxicos fumigados sobre las plantaciones de soya que rodean su comunidad. La tasa de cáncer en Ituzaingó es 40 veces mayor al promedio nacional.

Esta es sólo una de las tantas comunidades que han sido devastadas por el auge masivo de la producción de soya en Argentina, que siguió a la introducción de las semillas de soya transgénica Monsanto resistentes al herbicida glifosato. Cada año en Argentina, más de 50 millones de galones de agrotóxicos son fumigados en forma aérea sobre los cultivos de soya.

La desgracia de unos ha sido la bonanza de otros. Uno de los grandes ganadores con el auge de la soya ha sido el hombre de negocios argentino Eduardo Elsztain, el mayor propietario de tierras de cultivo del país y uno de los mayores productores de soya genéticamente modificada.

En la década de 1990, George Soros apoyó financieramente a Elsztain en la compra de una propiedad subvaluada en Argentina, a través de su empresa familiar IRSA. Rápidamente ganaron millones y decidieron usar parte de las ganancias para adquirir Cresud, una empresa propietaria de alrededor de 20.000 hectáreas de tierras de cultivo.

Con otra inyección importante de dinero por parte de Soros y la oferta pública en la bolsa de Buenos Aires, Cresud expandió dramáticamente sus propiedades agrícolas.

A fines de 1998, era dueña de 26 fincas con una superficie de 475.098 hectáreas. Cuando Soros vendió sus intereses en Cresud e IRSA, en 1999, Elsztain encontró otros mutimillonarios para reemplazarlo, tales como Michael Steinhardt, operador de fondos de cobertura en Wall Street y, el magnate canadiense Edgar Bronfman.

Actualmente, Cresud acumula 628.000 hectáreas de tierras de cultivo en Argentina, en su mayoría destinadas a la producción de soya transgénica y ganado. La compañía también mantiene un plantel de engorda de ganado (feedlot) en la Patagonia como parte de una empresa conjunta con la norteamericana Tyson, la empresa de carne más grande del mundo. Elsztain está exportando agresivamente el boom de la soya a países vecinos.

En los años recién pasados, las filiales de Cresud han adquirido 17.000 hectáreas en Bolivia, 142.000 en Paraguay y 175.000 en Brasil, principalmente para la producción de soya. Las actuales propiedades agrícolas de Cresud suman más de 962.000 hectáreas.




Susan Payne (Canadá), 
Gerente General, Emergent Asset Management

“Es como ser un niño en una tienda de dulces.
Las oportunidades son inmensas y los riesgos mucho menores
de lo que la gente cree”

Susan Payne es una canadiense que trabajó para JP Morgan y Goldman Sachs antes de embarcarse, con su marido británico David Murrin, en la tarea de tomar posesión de grandes extensiones de tierras agrícolas fértiles en África.

Payne y la empresa británica de Murrin, la Emergent Asset Management, establecieron African Agricultural Land Fund (Fondo de Tierras Agrícolas Africanas) en el año 2007 y, desde entonces, han adquirido al menos 30.000 hectáreas en Sudáfrica, Zambia, Mozambique, Swazilandia y Zimbawe. Aseguran que su compañía es el mayor fondo agrícola en África.

Payne habla a menudo del trabajo pionero que está realizando al invertir en tierras agrícolas africanas. Algunos pueden atemorizarse ante los riesgos inherentes de apropiarse de tierras fértiles en los países africanos -donde el hambre y los conflictos son abundantes – y luego traer sudafricanos blancos para administrar las fincas. Sin embargo, Payne y los que la apoyan, tales como el Banco Toronto Dominion de Canadá, esperan grandes ganancias. Payne ha indicado que los inversionistas en Emergent obtendrán retornos anuales de alrededor de 25%.

En octubre del 2011, el equipo formado por marido y mujer anunció que se estaban separando y dividiendo Emergent. Murrin tomó posesión de Emergent Asset Management, mientras Payne tomó posesión de Emvest, la empresa conjunta con el Grupo RusselStone de Sudáfrica, que dirige la empresa de Emergent – African Agriland Fund – y sus explotaciones agrícolas.




Dr. Hatim Mukhtar (Arabia Saudita), 
Gerente General, Foras International Investment Company

“Esto (proyecto de 700.000 há de arroz en África Occidental) está entre los objetivos establecidos por la Organización de la Conferencia Islámica y la Cámara Islámica de Comercio e Industria para enfrentar la crisis de escasez de alimentos, aumentar la producción agrícola y mejorar la productividad del arroz,” -Foras

Hatim Mukhtar, algún día podría presidir la mayor explotación de arroz del planeta. Su compañía, Foras International, está en plena implementación de un plan para producir 7 millones de toneladas de arroz en 700.000 hectáreas de tierra de riego en África. En el año 2008, Foras empezó con una explotación piloto de arroz en 2.000 hectáreas en Mauritania, luego arrendó 5.000 hectáreas en Mali, en Office du Niger y firmó un acuerdo provisorio por 5.000 hectáreas en Senegal, en el valle del río Senegal. El estudio piloto en Mali está terminado y Foras pretende aumentar sus operaciones a 50.000 o 100.000 hectáreas. En los tres países ya ha habido tensos conflictos debido al acaparamiento de tierras en gran escala.

Foras está lejos aún de su meta de 700.000 hectáreas, pero Mukhtar ha firmado una gran cantidad de acuerdos que ponen a su empresa muy arriba en la lista de terratenientes a nivel mundial. Desde el año 2010, Foras se ha apropiado de 126.000 há en el Estado Sennar de Sudán, a lo largo del río Nilo, firmó un acuerdo con el gobierno del Estado de Katsina, Nigeria, por un proyecto agrícola de 100 millones de dólares que se iniciará con una explotación piloto de 1.000 hectáreas y está en negociaciones con el gobierno de la República Rusa de Tatarstán por 10.000 hectáreas.

También está avanzando con un proyecto de 22 millones de dólares para construir una enorme granja avícola, verticalmente integrada, cerca de Dakar, Senegal, la que producirá 4,8 millones de aves al año. Dos empresas que Mukhtar contactó en un foro de negocios en Sarajevo, han sido contratadas para desarrollar sus proyectos avícolas y ganaderos en África.

Detrás de Mukhtar están algunas de las familias e instituciones más poderosas de los Estados del Golfo. Foras es una compañía privada, pero opera como el brazo inversionista de la Organización de la Conferencia Islámica (OIC), una organización intergubernamental con 57 países miembros que se denominan a sí mismos “la voz colectiva del mundo musulmán”.

Sus principales accionistas y fundadores son el Banco Islámico de Desarrollo y varios conglomerados de la región del Golfo Pérsico, incluyendo el Sheik Saleh Kamel y su grupo Dallah Al Barakah, el grupo saudita Bin Laden, la National Investment Companyn de Kuwait y Nasser Kharafi, quien está en el número 48 entre los más ricos del mundo y es propietario del Americana Group.




Theo De Jager (Sudáfrica), 
Vice-Presidente de AgriSA

“Cuarenta y cinco por ciento de la tierra y los recursos
hídricos subutilizados  a nivel mundial, están en este continente.
De forma que si nosotros no aprovechamos las oportunidades,
algún otro lo hará.”

Theo de Jager, vicepresidente de la unión de agricultores comerciales más grande de Sudáfrica, AgriSA, es también presidente del comité de asuntos de tierras de la organización.

Así es que ha estado profundamente involucrado en la reforma agraria de su país e, incluso, ha perdido una finca de su propiedad en este proceso. Pero recientemente De Jager ha estado desarrollando una tarea diferente para su organización: ha estado viajando por África buscando tierras que él y otros agricultores sudafricanos puedan adquirir, en gran escala.

El primer triunfo de De Jager fue en Congo Brazaville. El gobierno prometió a él y sus colegas agricultores tanta tierra como pudieran querer en todo el país, junto con liberarlos de derechos de importación, impuestos y restricciones a la repatriación de las utilidades. De Jager y alrededor de 15 otros sudafricanos establecieron una empresa llamada Congo Agriculture y negociaron un contrato por 80.000 hectáreas con el gobierno. Las primeras 48.000 hectáreas se dividieron en 30 fincas para los agricultores sudafricanos participantes. De Jager dice que ya ha elegido parcelas para sí mismo e intenta producir palma aceitera, madera y ganado.

Sin embargo, el Congo podría ser sólo un primer paso. Desde principios del 2010, AgriSA ha estado negociando acuerdos sobre tierras con los gobiernos de 22 países africanos, incluyendo Egipto, Marruecos, Mozambique, Sudán, Zambia e incluso Libia.

De Jager y la mayoría de los agriculto1res sudafricanos involucrados en estos acuerdos no pretenden vivir en la tierra que han adquirido. Contratarán administradores y supervisarán sus negocios desde lejos. No es precisamente su conocimiento sobre agricultura lo que los distingue de los pequeños agricultores de los países donde han adquirido tierras, sino que su acceso al capital y su integración con el sistema industrial de alimentos. El mismo De Jager trabaja como agente de bienes raíces; se inició como agricultor recién en el año 1997. Antes de eso, era agente en el Servicio de Inteligencia Nacional, sirviendo como “coordinador-jefe de información” en la oficina del Presidente P.W. Botha durante la era del apartheid.




Banco Mundial

“Esto es como la fiebre del oro de California.
Los inversionistas iniciales no son los individuos más atractivos del mundo.”
=> John Lamb, ex jefe del equipo de agro negocios del Banco Mundial
hablando sobre el acaparamiento de tierras a nivel mundial, en el año 2010.

La crisis de precios de los alimentos del año 2007 -2008 fue un desastre de relaciones públicas para el Banco Mundial. Pocos meses antes que los precios alcanzaran su punto máximo, el Banco seguía diciendo a los gobiernos que la autosuficiencia alimentaria era un objetivo absurdo. Sin embargo, en ese entonces, los gobiernos de algunos de los principales países exportadores de alimentos, preocupados por las necesidades de su gente, empezaron a cerrar sus fronteras.

Los precios de los alimentos se dispararon y estallaron revueltas desde Yaundé a Ciudad de México, en países que habían seguido los consejos del Banco Mundial sobre la eficiencia de los mercados mundiales y los peligros de apoyar la agricultura local. Con países como Malasia realizando trueque de alimentos, y con el número de personas con hambre llegando a su máximo histórico al mismo tiempo que los gigantes del comercio de granos también maximizaban sus ganancias, ¿quién podía seguir confiando en el Banco?

Sin embargo, el Banco siguió con su vieja canción: más agricultura de exportación, más inversiones extranjeras.

Cuando la crisis estaba en su máximo, estalló el acaparamiento de tierras a nivel mundial. Toda la inversión extranjera que por décadas el Banco había prometido que podría ser el instrumento para paliar la pobreza y la inseguridad alimentaria, estaba inundando los países del mundo.

Pero el problema evidente para el Banco fue que el dinero iba tras las tierras de cultivo ocupadas por campesinos y pastores, con el fin de producir cultivos alimenticios para exportar desde países que ya estaban sufriendo una inseguridad alimentaria severa.

Era difícil presentar este fenómeno como una solución a la crisis alimentaria, especialmente cuando el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Jacques Diouf, ya había advertido sobre el “neocolonialismo”, e incluso The Economist lo había llamado “acaparamiento de tierras”.

El Banco decidió intentarlo de todas maneras. Su respuesta: una serie de “principios para la inversión responsable en la agricultura”, un informe mundial y un “centro de conocimiento” que el Banco esperaba lanzar como la autoridad objetiva en la materia.

Pocos se lo creyeron. Movimientos sociales, organizaciones campesinas y ONGs denunciaron, inmediatamente, que los principios del Banco eran sólo una distracción y no la verdadera acción que podría detener el acaparamiento de tierras. Su tan esperado informe fue un fracaso, con muy pocos datos nuevos que agregar a lo que todos ya conocían y con un tibio apoyo a las “adquisiciones de tierras en gran escala” por su potencial beneficio para todos, pese a la concluyente evidencia contraria contenida en su propio informe.

El Banco no parece entender por qué ha sido el centro de mucha de la oposición al acaparamiento de tierras. Se trata simplemente de “ayudar a los pequeños propietarios a integrarse al creciente interés por la tierra de cultivo”, señala Klaus Deininger, especialista en política agraria del Banco.




Antonio L. Tiu (Filipinas), 
Gerente General de AgriNurture Inc

“Mejorar el sector agrícola en Mindanao contribuye a que los agricultores
de la localidad sean productivos
y nadie se levante en armas nunca más.”

En marzo del 2012, el embajador chino en Filipinas estuvo en Luzón Central cortando la cinta de una finca de demostración de un nuevo híbrido de arroz. Esto no constituye, sin embargo, un caso de cooperación internacional. La finca es propiedad de Beidahuang -una de las compañías agrícolas más grande de China y uno de los más agresivos “cazadores” de tierras de cultivo a nivel mundial- y de su socio local AgriNurture. En lo inmediato, las fincas de estas empresas en Filipinas, que suman 2.000 hectáreas, producirán semillas de arroz híbrido chino y proveerán de ellas a los agricultores filipinos que firmen contratos de producción. Eventualmente, las dos empresas planean producir arroz híbrido en sus propias fincas. Señalan que podrían tener 10.000 hectáreas con cultivos de arroz híbrido hacia fines del 2012.

Esta es sólo una de las empresas conjuntas que AgriNurture ha establecido en los años recién pasados con compañías extranjeras, para la producción de cultivos alimenticios en Filipinas. La compañía también está asociada con el Gobierno del Pueblo de Tianyang, Guangxi, China en una multimillonaria plantación de plátanos que ya está en producción, en Mindanao y, también, tiene una sociedad agrícola conjunta con el consorcio de empresas sauditas Far Eastern Agricultural Investment Company, para adquirir 50.000 hectáreas en Mindanao, para la producción de frutas y cereales.

AgriNurture (ANI) es propiedad de Toni Tiu, un joven filipino-chino empresario y desarrollador inmobiliario. Desde que creó la compañía en el año 2008, Tiu se ha convertido en uno de los exportadores de alimentos líderes del país, con especialidad en frutas frescas. Las exportaciones dan cuenta de aproximadamente la mitad de los ingresos de la empresa y alrededor de la mitad de esas exportaciones van con destino a China. Si bien actualmente la mayoría del abastecimiento de la empresa proviene de contratos de producción, Tiu desea desarrollar sus propias fincas y hacer de ellas su principal fuente de abastecimiento. Tiene planes para adquirir 5.000 há en diferentes partes del país para dedicarlas al cultivo de frutas y hortalizas.

Tiu ha hecho crecer su compañía cotizando en las bolsas de valores de Australia y Filipinas, y con la colaboración del Banco Agrícola de Filipinas y el Departamento de Agricultura, los que han financiado sus programas de contratos de producción. Cada vez con más tierra bajo su control, ANI se ha convertido en un objetivo para los inversionistas extranjeros en tierras agrícolas. En el año 2011, el fondo de cobertura de Cargill, Black River, que ha invertido cientos de millones de dólares adquiriendo fincas en América Latina y Asia, compró un 28% de acciones en AgriNurture.




Hou Weigui (China), 
Presidente y Fundador de Zhongxing Telecommunication Equipment (ZTE)

“Nuestros proyectos agrícolas en el extranjero están localizados
principalmente en África y el Sudeste asiático
donde la agricultura local está relativamente atrasada.”
– extractado del sitio web de ZTE Energy

La ZTE Corporation es la compañía de telecomunicaciones más grande de China, con operaciones en más de 140 países. Fue creada en el año 1985 por un grupo de compañías estatales dependientes del Ministerio de Industria Aeroespacial de China. Aunque se cotiza en la bolsa de valores de Hong Kong desde el año 2004, ZTE está muy conectada con el gobierno chino.

Su mayor accionista es un holding, propiedad conjunta de un instituto estatal de investigación electrónica en Xi’an y una empresa estatal con nexos militares. En el año 2007, ZTE empezó a prestar atención a la agricultura. Creó una nueva empresa, la ZTE Energy, para invertir en producción de biocombustibles y alimentos en China y para desarrollar explotaciones agrícolas en el extranjero como parte de “el plan estratégico sobre agricultura en el mundo elaborado por el gobierno central.”

Hou Weigui y su compañía están avanzando, poco a poco, con planes para adquirir tierras agrícolas en el extranjero. En el año 2008, ZTE adquirió 258 hectáreas en Menkao, cerca de Kinshasa, en la República Democrática del Congo, para estudiar el potencial agrícola cinco grados al norte y cinco grados al sur del ecuador. ZTE estuvo tan satisfecha con los resultados obtenidos que, durante el año 2010, compró otra granja de 600 há en el mismo país. La empresa también administra varias explotaciones de cereales en Sudán y, en Laos, tiene una concesión por 100.000 hectáreas, en la provincia de Chapassak, para cultivar mandioca en asociación con la compañía local, Dynasty Laos.

ZTE ha depositado grandes esperanzas en la palma aceitera. Aunque ha dejado pendiente su proyecto de plantación de palma aceitera en la República Democrática del Congo “debido a que las condiciones para la inversión y la logística aún no están maduras”, está avanzando con un programa en Indonesia y Malasia, donde la compañía planea tener 1 millón de hectáreas en producción para el año 2019. Actualmente, PT ZTE Agribussiness Indonesia y su socio local, PT Sinar Citra poseen 10.000 hectáreas en Kalimantan y están negociando 25.000 más.









Fuente: http://www.grain.org/article/entries/4636-quienes-estan-detras-del-acaparamiento-de-tierras
Enlace: http://www.librered.net/?p=25011

Enlace: http://maestroviejo.wordpress.com/2013/03/02/quienes-estan-detras-del-acaparamiento-de-tierras-en-el-mundo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada