domingo, 14 de febrero de 2016

El destrozo de la cultura de la honestidad - Jesús García Gualdrás - ATTAC España




El destrozo de la cultura de la honestidad
Jesús García Gualdrás
12 febrero 2016


Si el sistema permite que el presidente de Iberdrola, (señor Ignacio Sánchez Galán), se haga pagar 44.000 € diarios y que el presidente del BBVA, (señor Francisco González), haya rescatado, ( para sí mismo, claro), un plan de pensiones de 79,7 millones de €,….sus mayordomos de la política, incluyendo las altas instituciones, (antes o después), no se van a conformar con los “salarios asignados” y por lo tanto se van a dedicar, (antes o después), a saquear las arcas públicas, los bienes comunes y los derechos de la gente desde los despachos oficiales.

Los representantes políticos, (antes o después), se acaban constituyendo en cártel de intereses que se presentan a las elecciones, y gracias a las redes clientelares que van organizando, con la complicidad de las empresas de medios de comunicación, que son parte de la misma trama, consiguen instalarse en los centros de influencia, (cruce de caminos del dinero).

El siguiente escalón son personas y empresas, de primer nivel, pero no necesariamente, pueden ser de segundo, tercero o cuarto nivel que se benefician directa o indirectamente de su relación con los “conseguidores” instalados en los despachos públicos. Estas personas y empresas dan empleos y prebendas a infinidad de personas de su entorno, (no necesariamente familiar).

Este tipo de relaciones acaba convirtiéndose en modelo para el resto de ciudadanos en su día a día, y éstos acaban internalizando, como “natural”, que el empleo y las condiciones de vida dependen de esta manera de entender el mundo que les rodea,…..unos con “resignación”, otros con “indignación”, otros con “convencimiento”, pero todos actuando en el mismo sentido, y desconfiando, o directamente descalificando, por “locos” o “malintencionados” a cualquiera que cuestione este esquema “natural”.

Las relaciones políticas, económicas y sociales se pervierten por las zancadillas y codazos, (legales o ilegales), que “naturalmente” todos han de dar para colocarse en algún lugar de esta tela de araña y se produce, (ya se ha producido), el destrozo de la cultura de la honestidad, tan funcional para enmascarar, o incluso justificar el repugnante saqueo de los mencionados en primer lugar, los cuales se han constituido en jefes de unos oligopolios, convertidos descaradamente en peajes privados (bancarios, energéticos, industriales, comerciales, farmacéuticos, alimentarios……), que nos desahucian, nos precarizan y nos humillan, con nuestro “consentimiento y nuestro beneplácito”. El destrozo de la cultura de la honestidad, y de resultas de la solidaridad, a quien perjudica realmente es a nosotros, las clases subalternas y populares.

La deshonestidad legal de retribuciones tan escandalosas, y al mismo tiempo, tan naturalizadas por la ciudadanía.

La deshonestidad legal de que veinte familias españolas acumulen más riqueza que los quince millones de españoles más desheredados.

La deshonestidad legal, de que al mismo tiempo, sean estos personajes los que dejan a la gente……..sin empleo, sin electricidad, sin agua, sin calefacción, sin techo y sin recursos……. es un crimen “legal”.

………Aunque el Código Penal guarde escandaloso silencio.

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada